Ministerio

Fuimos creados para “alabanza de Su gloria”, el profeta Isaías lo expresó muy bien “Este pueblo he creado para mí, mis alabanzas publicará” Is 43:21. En nuestra iglesia, desde el principio, la alabanza y la adoración son de suma importancia por que han traído victoria, gozo, liberación y bendición. A menudo gritamos “No hay nada tan sanador como la alabanza y la adoración”, “Entra la alabanza a tu casa y fuera Satanás”.

En el ministerio de alabanza, hemos aprendido que los dones que Dios nos ha dado son para la edificación de su iglesia, y este don tan maravilloso que es la música, nos gozamos al ser canales de bendición para el pueblo de Dios. El Sal. 33:3 dice: Cantadle cántico nuevo; Hacedlo bien, tañendo con júbilo.
Día a día nos esforzamos por darle lo mejor a nuestro Señor, orando, preparándonos en la palabra y capacitándonos en el área musical.

La palabra de Dios nos dice que Él está buscando adoradores que le adoren en espíritu y verdad Jn. 4:23, pedimos a Dios que termine la buena obra en nosotros, hasta llegar a la estatura del Varón Perfecto, Jesucristo.